Lo que hacemos para el niño, no solo lo hacemos para hoy sino para toda la vida 

Nos gusta que se diferencie el concepto de escuela infantil (educar) del de guardería (cuidar), nuestro proyecto educativo está basado en la metodología activa, que trasciende de lo puramente cognitivo para llegar al terreno de los valores y de los afectos. Partimos del principio de que para que el niño aprenda, su bienestar físico y emocional han de estar garantizados.

Hemos creado espacios con luz y ventilación natural, cada uno de ellos están dotados de elementos que garantizan la seguridad de los niños. Damos mucha importancia a la relación espacio-ambiente ya que este binomio es un educador más; concebimos la escuela infantil como un espacio afable, estético, cordial, ilusionante, creativo, simpático y divertido. Partimos del criterio de que nuestra metodología de trabajo ha de ser estimulante, flexible e individualizada y debe fomentar en cada niño su curiosidad e interés para que se convierta en protagonista dinámico de su propio aprendizaje.

Los bebés ocupan un espacio muy amplio protegido especialmente, donde hay manos que acarician, bañan, masajean (shantala), estimulan y juegan.

El juego es el recurso motivador para aprender 

El proyecto está estructurado con criterios lúdicos.

El juego, actividad motivadora por excelencia, es el medio que empleamos para dar distintas pautas de actuación y vivencias.

En Dr. SÁNCHEZ nuestros doctorcitos y doctorcitas juegan a cocinar, se disfrazan y se vuelven madres y padres, príncipes y princesas, cantan, pintan, bailan y dibujan.

A través de canciones y poemas aprenden a disfrutar el idioma, aprenden a jugar juntos, escuchan historias y audiciones musicales, ven obras de títeres, siguen los cambios que las distintas estaciones del año van produciendo en la naturaleza.

Visitamos otros centros de interés fuera de la Escuela Infantil : granjas, teatros, conciertos, museos, parques infantiles, picnic, acampadas, paseos por la ciudad, bibliotecas, etc., habiendo realizado con anterioridad en la Escuela los talleres dirigidos a dar sentido a las visitas, o bien los talleres se realizan en el propio lugar de la visita, a fin de que de todas estas experiencias extraigan aprendizajes significativos para el futuro.

Involucrarse en estas actividades es la mejor forma de preparar al niño para la vida porque desarrolla las capacidades de concentración, el interés y el amor por aprender.